Guía rápida de decoración Feng Shui

El Feng Shui es una disciplina muy completa que se encarga desde la distribución interna hasta los entornos exteriores, la orientación magnética o los ciclos temporales y variables naturales. La base de esta filosofía es la circulación de un flujo de energía, llamado Chi, que no debe de obstaculizarse ni interrumpirse.

Hoy quería compartir una guía rápida de los puntos clave que podemos aplicar en nuestra casa.

La idea de este post es ayudarte a aplicarlo de una forma sencilla. Así que te daré una guía rápida con los puntos clave para que puedas empezar a emplearlos y ver los beneficios que te aporta.

1. Empieza por ordenar

Primero deshazte de lo que no necesites. Seguro que tienes objetos que no tiras por pena o apego, pero que llevas años sin utilizar. Puede que sea el momento de hacer limpieza y centrarte en lo útil e importante.

 

“El orden y la limpieza son las principales bases del Feng Shui. El desapego, la organización y la higiene son la base para reorganizar nuestra casa y nuestra vida” – Ana de Ramón

2. Evita recargarlo todo con muchos objetos

Tener demasiados objetos, adornos o muebles, además de acumular polvo, interrumpen el flujo de energía. Debemos permitir el paso de la iluminación natural y la ventilación al interior de nuestra casa, ya que nos garantizan el paso de aire fresco y la armonía y el bienestar que nos aporta la luz solar.

  

3. Los colores

En cuanto a las tonalidades benéficas del Feng Shui, se encuentran los colores naturales que se relacionan con el elemento Madera, como los marrones y verdes, siempre en tonos suaves. También puedes utilizar los azules y negros, que se relacionan con el elemento Agua.

Lo importante es utilizar colores neutros, sobre todo si se trata de espacios pequeños, ya que a parte de armonizar, facilitan la iluminación y el ahorro energético. Siempre puedes utilizar algún color más intenso aunque siempre con equilibrio y moderación.

   

4. Cuidado con los espejos

Los espejos nos ayudan mucho como elemento decorativo y nos aportan sensación de amplitud. Según el Feng Shui tienen la capacidad de reflejar y multiplicar lo que tenga delante, por lo que es buena idea situarlos en dirección a un paisaje o elementos decorativos que tengamos en casa.

Lo que tendríamos que evitar es colocarlos orientados hacia esquinas, hacia la puerta de entrada, enfrente de nuestra cama o incluso de otro espejo, ya que esto no permite una buena circulación de la energía.

   

5. Armoniza con los materiales

Para encontrar el equilibrio y la armonía es positivo que estén representados los cinco elementos.

Podemos elegir mobiliario y suelos de madera para tener presente este elemento. Podríamos combinarlo con el metal que podemos encontrar en los electrodomésticos, sillas o elementos decorativos. Los colores tierra que utilicemos nos aportan también la presencia de este elemento. Para el agua podemos o bien utilizar tonos azules, o tener presente algún elemento de agua, como podría ser alguna fuente, pecera o jarrones con agua y plantas. Y por último, utilizar velas o tener acceso a alguna chimenea nos aportaría el equilibrio del elemento fuego.

   

6. Ten plantas!

Una fuente de bienestar indiscutible son las plantas. Son una manera muy fácil de acercar la naturaleza a nuestra casa. Nos aportan oxígeno, aumentan nuestra energía vital y nos ayudan a relajarnos.

  

Ahora que conoces estos consejos, ¿cuáles son los que ya aplicas en tu casa?

Espero haberte inspirado y si quieres más consejos, puede pasarte por Instagram!

CATEGORIES: