3 fases por las que pasas cuando decides renovar tu hogar

Después de años de experiencia, me he dado cuenta de que hay 3 fases por las que pasamos cuando decidimos que es hora de mejorar nuestro hogar:

IMAGINA

Lo primero que hacemos es ponernos a buscar como locos toda la información posible sobre interiorismo, tendencias, colores, qué se lleva, cuáles son las mejores formas de aprovechar el espacio, qué materiales son los adecuados para nuestra casa… Acabamos con una sobredosis de información, aunque también es el momento en el que empezamos a imaginar cómo nos gustaría que fuera nuestra casa, cuál será el nuevo aire que respiraremos al entrar, cómo serán esos momentos de sofá y manta, o cuándo organizaremos la próxima cena para compartir esta ilusión con amigos o familiares.

Ahora todo lo que vemos son diseños, mobiliario, y todo lo relacionado con nuestro nuevo hogar. Nos encontramos con una foto de un interior delicioso y pensamos “¡esto puede quedar genial en mi casa, me gustaría que tuviera este aire!”. Aquí se nos abre un gran abanico de posibilidades. Después llega el momento en el que vamos un paso más allá, donde empezamos a concretar qué es lo que necesitamos:

CREA

Ya hemos visto muchas referencias y ahora nos toca centrarnos en nosotros. Cada uno tenemos una forma de vivir, y nuestra casa refleja nuestra personalidad. Necesitamos concretar qué usos hacemos de nuestra casa para empezar a definir el diseño que debería seguir. Puede que seamos de los que disfrutamos cocinando y nos guste tener gente alrededor mientras preparamos la comida. O puede que nos encanten las pelis y ese momento especial en un sofá grande y mullido. También puede que trabajemos en casa y necesitemos un lugar que nos inspire para ello. O que estemos deseando llegar a casa para abrir el grifo de la bañera y sumergirnos en esa paz que nos da el saber que ya ha terminado el día, y que ahora es nuestro momento de relax.

Debemos definir una distribución y un diseño que se ajuste a nuestro estilo de vida, y llenarlo de objetos que nos faciliten y nos hagan cómodo el día a día. A partir de ahí solo nos queda darle forma, y trasladarlo del papel a la realidad. Y por último llegamos a la tercera fase:

Nuestra casa no trata solo de un espacio físico, trata de los momentos, la tranquilidad y el bienestar de encontrarnos en nuestro refugio emocional.

RESPIRA

El mejor momento de todos. Hemos conseguido dar forma a nuestras ideas e ilusiones y ahora toca disfrutar de nuestro pequeño universo. Un lugar en el que somos nosotros mismos, recogidos del exterior y de su ruido.

Somos seres naturales, y por ello, materiales como la piedra, la madera o las plantas, nos aportan ese equilibrio que despierta nuestros sentidos y nuestras emociones. Sólo queda entrar en casa, y empezar a respirar.


pics 1, 2 by @anthonytran, mrharristweed

pics 3, 4 by @stilclassics, @igorovsyannykov

pics 5, 6, 7 by @dillonjshook, @beigerenegade, @anete_lusina

CATEGORIES: