6 errores habituales en decoración

Cada vez que visito casas de amigos o familiares, tienen el miedo de que vaya a encontrar fallos, (nunca hago visitas para juzgar a no ser que me lo pidan :D) aunque la mayoría de veces es más la inseguridad de no saber errores habituales, que lo mala que pueda ser la decoración. Así que creo que con estas sencillas indicaciones de errores a evitar, no tendréis que preocuparos de si estáis fallando en algo básico. Tomad nota!

1. Demasiados colores o estampados.

Sobrecargar nuestra casa con papeles pintados, o colores muy intensos, sobre todo si no tenemos muchos metros, es un error habitual. Lo ideal si te gustan los estampados, es que los utilices sólo cuando sean parecidos o pertenezcan al mismo estilo y siempre y cuando no utilices mucha cantidad. También es preferible que éstos los combines con colores suaves para que no lleguen a saturar la vista.

 

  

2. Usar distintos estilos decorativos.

Tu casa debe entenderse como un todo. A la hora de planificar cómo te gustaría que fuera, es importante pensar en ella como en un conjunto. Puede que cada estancia tenga un toque distinto, o algo personal que la diferencie, aunque siempre guardando concordancia con el resto de la casa. Podemos por ejemplo unificar utilizando el mismo suelo en toda la casa (salvo baños y cocina si lo prefieres), o utilizar una misma gama cromática, aunque pueda variar en una estancia en particular. Y evita sobre todo mezclar muchos estilos en una sola estancia. No estamos preparados para eso!

  

   

3. No darle importancia a la luz.

Aquí hay varios errores que deberían de tenerse en cuenta. Uno de ellos es impedir el paso de la luz natural, por ejemplo colocando algún mueble que tape una parte de la ventana. Otro error es no aprovechar la luz para el uso que le queremos dar, por ejemplo teniendo una zona de lectura demasiado oscura, o poniendo la mesa de trabajo de espaldas a una ventana.
Otro de los errores es tener una iluminación demasiado molesta colocando una lámpara potente en el techo y olvidándose de todo lo demás. Es mejor repartir la luz del techo en varios focos y después añadir puntos de luz ambiental o puntual según el uso.

  

   

4. Llenarlo todo de objetos.

No pasa nada si tienes una pared con un solo cuadro o si tus muebles no están abarrotados. Seguro que tienes algún recuerdo de un amigo en tu salón que no te termina de convencer, o has ido acumulando fotos o figuritas que ya no sabes por qué siguen ahí. Si simplificas este tipo de decoración y dejas sólo lo que realmente te gusta conseguirás despejar la vista de tantos objetos y alegrarte cada vez que ves lo que sí has puesto ahí por decisión propia.

   

   

5. Entorpecer el paso.

Tener muchos objetos o muebles que dificultan nuestra circulación, o tener que mover siempre cosas para poder acceder a ventanas, armarios, asientos o similar no es buena idea. Es mejor que dejemos el paso libre y que cada uso esté definido desde el principio o podamos acceder directamente sin necesidad de perder ese tiempo. Tomar medidas de los muebles antes de colocarlos nos ayuda a calcular si tenemos suficiente espacio después para circular sin barreras. También ten en cuenta las puertas! Que se puedan abrir completamente nos ayuda a no tener ese agobio.

   

6. Comprar la versión low cost de un mueble y presumir como si fuera el original.

No es necesario. Es preferible comprar un mueble de Ikea y que presumamos de la ganga que hemos adquirido y de lo bonito que es 😀

 

Espero haberte inspirado y si quieres más consejos, puede pasarte por Instagram!

CATEGORIES: